Parece que Maicao, hubiese cambiado la inseguridad, por la soledad. Eso parece. Sus calles están vacías. El gran comercio, bajó sus ventanas metálicas. Los pequeños cerraron sus kioscos en los andenes. Algo nunca visto. Los vendedores callejeros, se quedaron sin clientes. Los limpiadores de vidrios, ya no tienen vehículos paraContinuar leyendo….