Comparte esta noticia

Los postes que permiten la energización social en la pequeña comunidad de Guamachal, zona rural de San Juan del Cesar, están a punto de caerse. El óxido ha corroído sus bases. Las varillas de hierro y el cemento que fueron utilizados en su construcción cumplieron su vida útil. De un momento a otro se desplomarán.

Los líderes han denunciado el peligro en que se encuentran. Podría quedar sin energía, pero también se corre el peligro de una tragedia, debido a que los postes se encuentran en calles transitadas, al lado de viviendas, en donde sus propietarios duermen con el credo en la boca, orando para que no se caígan.

Por el momento la alcaldía municipal en cabeza de Álvaro Díaz y la empresa Air-e, dirigida por Juan Diego Narvaez, han acogido las quejas de los usuarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *