Comparte esta noticia
El cuerpo de Luís Durango, llevado a Medicina Legal.
Luís Durango, vigilante muerto

Consternación y rechazo total, produjo la muerte del vigilante de la Institución Educativa Eusebio Septimio Mari, sede 1º de octubre de Manaure, a quien delincuentes armados lo amarraron de pies y manos y luego lo metieron en un costal, en donde posteriormente falleció por asfixia, mientras los hampones se llevaban elementos del plantel.

Por esta puerta habrían ingresado los delincuentes

Luís Durango, a quien muchos estudiantes lo llamaban cariñosamente ‘Jhon’, llevaba muchos años sirviéndole a la comunidad, como vigilante de uno de los planteles educativos más importante de Manaure.

«Todos éramos sus amigos, lo conocíamos desde que ingresamos a estudiar, era un hombre de buen trato, amable, atento con los estudiantes, no hay derecho que lo hayan matado de esa forma» dijo uno de los líderes de Manaure.

Claudio Epieyú

Por su parte el Secretario de la Federación de Juntas Comunales, Claudio Epieyú, escribió en su cuenta personal : «Rechazo enérgicamente la vil muerte de Luis ‘Lucho’ Durango, quien se desempeñaba como Celador nombrado SED, buena gente y persona noble, testigo y forjador de la educación en silencio de muchos jóvenes y adultos que como MI PERSONA estudiamos en el Septimio Mari. Mi solidaridad y mis condolencias a sus familiares y a la Comunidad educativa de la Institución Eusebio Septimio Mari»
«A los policías Nacional ya es tiempo de acabar con la delincuencia. Que esperan para realizar consejo de seguridad, les cuesta mucho entender que la ciudadanía vive en Manaure en la oscuridad, en medio del miedo, la zozobra y el desgobierno» pidió Claudio Epieyú.

Algunos habitantes de Manaure, denunciaron que unas de las causas de tanta inseguridad es la oscuridad en que se encuentra la cabecera municipal, las lamparas se dañan y no las reparan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *