Comparte esta noticia

Andrea María Posada de Covo (q.e.p.d)

Este articulo lo redacto con el más profundo dolor que ha experimentado mi alma. Andrea María Posada de Covo, era más que mi dulce abuela, tuvo el amor para amar a sus nietas y nietos tanto como a sus adoradas hijas.

Nacida en las verdes Sabanas de Córdoba, un 23 de diciembre de 1945, hija del hacendado Florencio Posada y Andrea Banda, su amada madre que jamás olvido y quien después de su partida tenía diálogos con ella a través de sus sueños.

Criada entre los pastos verdes al lado de sus entrañables hermanos y su madre, experimento el dolor muy joven, cuando murió prematuramente su padre y en su juventud sus adoradas hermanas. Aun en esas circunstancias, aprendió a vivir la vida con profunda fe y lucha constante. Se casó con Antonio Manuel Covo y juntos trajeron al mundo a 6 hijas, en aquellos años Andreita como era llamada forjaba su vida trenzando sombreros volteaos, en una época que solo era la prenda de vestir de campesinos y jornaleros, el que más le gustaba hacer era el emblemático quinceno, pero los anhelos por un mejor porvenir para sus hijas, hicieron que la pareja se trasladara hasta la árida península de La Guajira, cuando el algodón y el tabaco era un renglón económico de las poblaciones aledañas a Riohacha. Fue así como la noble pareja de campesinos pisan el suelo Guajiro como muchos enamorados tras la conquista de nuevos propósitos, como los muchos que han dejado sus suelos para sembrar en arenas más fértiles de progreso y bienestar para sus seres más amados.

Esa era la premisa de vida de ANDREA POSADA, amar y servir desmesuradamente, como lo hizo toda su vida, una campesina con sueños, noble, cariñosa y servicial. Que ha partido a ese encuentro doloroso pero necesario hacia el cielo, esa era mi abuela, mi otra madre, mi confidente, de quien llevo honrosamente su nombre, pero también sus enseñanzas como todos y todas quienes compartimos a lo largo de su vida, como los muchos y muchas colombianas que desplazan por el progreso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *